Olvidar al amor de tu vida es como incrustar un puñal en tu corazón