La voluntad de Dios siempre es magnifica